Destino: la película que hizo Walt Disney con Salvador Dalí

Publicado en Arte el Sábado 14, Mayo, 2016

Por Beckett Mufson

Ciudad de México, (SinEmbargo/VICE).– A lo largo de su carrera, Salvador Dalí se movió de su medio preferido: las pinturas, a experimentar con otros nuevos, en especial con el cineasta Luis Buñuel en Un Chien Andalou. Hoy, no sería difícil imaginarlo creando experiencias de realidad virtual como la que se produjo en St. Petersburg, Florida, llamada Dreams of Dalí o Sueños de Dalí.

En su honor, queremos recordarte que Dalí tenía una relación tanto profesional como personal con Walt Disney, misma que se hizo manifiesta a través de una larga correspondencia entre ambos y, más gratificantemente, en el corto animado llamado Destino. Esencialmente, es un video de música para la canción del mismo nombre por el compositor mexicano Armando Dominguez e interpretada por Dora Luz, el video presenta los salvajes visuales y emocionantes historias por los que ambos siempre han sido reconocidos. Según un artículo publicado por The New York Times, Dalí describió Destino como, “una mágica exposición del problema de la vida en el laberinto del tiempo,” mientras Walt Disney la describió como, “una simple historia de una chica en búsqueda de su amor verdadero.” La película, sin embargo, no es menos que el resultado de dos genios jugando con sus medios en el punto más alto de sus habilidades.

Empezada por el dúo en 1945, esta fusión de grandes mentes no vio la luz del día hasta el 2003, 14 años después de la muerte de Dalí y 37 después de la de Disney. Según Barbagallo, la producción se estancó cuando la compañía de Disney se vio corta de dinero durante la Segunda Guerra Mundial, pero regresó cuando el sobrino de Disney, Roy E. Disney, desenterró el corto cuando trabajaba para Fantasia 2000. Trabajando con las 22 pinturas y 135 dibujos para la historia que Dalí y el storyboarder John Hench hicieron antes de que se acabara la producción, el productor Baker Bloodworth estaba encomendado en terminar la película. Hench, entonces en sus 90s, regresó al proyecto con el antiguo asistente de Dalí en el primer intento de Destino, y cuando fue terminada, fue mostrada en el New York Film Festival, en Telluride Film Festival y el Chicago Film Festival.