El emperador de Japón Akihito abdicará en favor de su hijo

Publicado en Coordenadas el miércoles 26, octubre, 2016

El emperador Akihito de Japón anunció, en un mensaje excepcional a la nación, que quiere abdicar del trono. Esta decisión lo convertiría en el primer monarca japonés en renunciar en 200 años.

El emperador de Japón, Akihito, ha anunciado a los 82 años su intención de abdicar próximamente sobre su hijo Naruhito, que le sucederá al frente del milenario Trono de Crisantemo, lo que supone un paso sin precedentes en la historia moderna del país nipón.

 

Heredero Naruhito

La noticia, confirmada hoy por fuentes de la Agencia de la Casa Imperial japonesa a la televisión NHK, tan solo especifica que el emperador dejará su cargo “en los próximos años”, pero sin precisar una fecha concreta. Tampoco se han detallado las razones de esta decisión, aunque el delicado estado de salud de Akihito, que se ha agravado en los últimos meses, se apunta como la principal causa de su retirada.

Según afirmaron estas mismas fuentes, el emperador ya ha comunicado sus planes a su esposa, la emperatriz Michiko, y a su hijo, el ahora príncipe heredero de 56 años Naruhito, y ambos han aceptado su voluntad. Además, ya se han inciado los preparativos para garantizar “una sucesión estable”, y el próximo paso será organizar un acto para que Akihito explique su sucesión al pueblo nipón.

Nombrado emperador en 1989 a la muerte de su padre Hirohito, sus últimos años de su reinado se han visto lastrados por diversos problemas de salud, incluido un cáncer de próstata en 2003 tras el que padeció osteoporosis debido a la terapia hormonal que se le recetó entonces y una operación coronaria de “bypass” en 2012. Este mismo año se le diagnosticó influenza, una enfermedad respiratoria que dependiendo de su gravedad puede incluso causar la muerte.

 

Aquí tienes cinco hechos importantes sobre una de las familias reales más antiguas y enclaustradas del mundo.

— Una dinastía de larga duración

La casa imperial japonesa es la monarquía más antigua del mundo que goza de continuidad en el trono. Akihito es el emperador número 125 de una línea sucesoria que se remonta a la fundación del país en el año 600 antes de Cristo por el emperador Jimmu, de quien la leyenda dice que descendía del sol. Aunque lo relativo a los primeros 25 monarcas está envuelto en un halo de misterio, hay evidencia histórica de una línea hereditaria continua desde el año 500 de nuestra era hasta hoy.

Cuando muere un emperador, en el Japón moderno, le cambian su nombre para reflejar la era en la que reinó. Akihito será renombrado como Heisei (paz en todas partes). Su era comenzó en 1989. Su padre, el emperador Hirohito, que reinó durante la guerra, fue llamado de manera póstuma Showa, que significa “Japón radiante”.

Emperador Japón

— Dioses y hombres

El emperador es el jefe de Estado y la máxima autoridad de la religión shinto.

Japón es la única nación moderna que aún se refiere al jefe de su familia real como emperador. En japonés, el emperador se llama tenno o “soberano del cielo”, algo que remite a la idea de que la familia imperial desciende de los dioses. La monarquía ha mantenido históricamente el derecho divino a gobernar pero solo en los siglos recientes algunos cultos alrededor del emperador comenzaron a deificar a estos gobernantes como semidioses.

Poco después de la Segunda Guerra Mundial, y como parte de la rendición japonesa, Hirohito renunció a lo que llamó “la falsa concepción de que el emperador tiene naturaleza divina”. Según la constitución japonesa de 1947, el emperador es el “símbolo del Estado y de la unidad del pueblo”, un figura sin autoridad política.

— Científicos aficionados

A principios de cada año desde 1869, justo después de que el emperador Meji restaurara la autoridad del emperador y pusiera a Japón en la senda de la modernización y la industrialización, el emperador ha sido anfitrión de una serie de conferencias científicas. Hirohito y su hijo mayor, Akihito, compartían el interés por la biología marina.

Hirohito escribió varios textos sobre hidrozoos, un tipo de animal acuático relacionado con las medusas, y Akihito es considerado un experto en el gobio, otro pescado. Akihito ha escrito 38 artículos científicos sobre la especie y una especie recién descubierta ha sido bautizada con su nombre.

— Mujeres en el poder

A lo largo de la historia las mujeres podían ascender al trono y gobernar por derecho propio, pero solo han existido ocho emperatrices.

Hasta el siglo XX, los emperadores japoneses solían tener una esposa oficial y varias concubinas, todas de familias nobles. Akihito ha sido el primer emperador al que se permitió casarse con una plebeya y contrajo matrimonio con Michiko Shoda, después de conocerla en 1956 en una cancha de tenis.

El hijo mayor de Akihito, el príncipe Naruhito, también se casó con una plebeya, Masako Owada, una diplomática. La princesa Masako fue diagnosticada con una enfermedad mental en 2006, posiblemente desencadenada por la presión de tener un heredero varón.

Según la ley de la casa imperial japonesa, solo un varón puede heredar el trono. En 2005 se valoró cambiar esa ley para permitir que una mujer fuera emperatriz. Se abandonó el plan después de que la princesa Kiko, esposa del segundo hijo de Akihito, el príncipe Akishino, dio a luz a un niño que puede heredar el trono.

— El trono del Crisantemo

Akihito y su familia viven en el palacio imperial de Tokio, un recinto similar a un parque en la capital japonesa que se considera una de las propiedades inmobiliarias de mayor valor del mundo.

En el palacio hay una residencia para la familia imperial, oficinas de la Agencia de la Casa Imperial y museos.

A menudo, de manera metafórica, se denomina a esta monarquía como el trono del Crisantemo. Pero en realidad sí existe un trono de crisantemo real, una silla de ornato llamada takamikura en la que el emperador se sienta durante la ceremonia de coronación.