En Noruega: Soldados de Alá contra los Soldados de Odín

Publicado en Coordenadas el viernes 26, febrero, 2016

“Como respuesta al grupo de infieles de los Soldados de Odín nosotros, musulmanes, hemos elegido crear un grupo para patrullar las calles, inicialmente de la capital, Oslo, para prohibir el mal y ordenar el bien”, decía el comunicado que ayer recibió el diario noruego VG del autodenominado Jundullaah o Soldados de Alá.

Según publicó el diario, detrás de este grupo estarían los islamistas radicales de la capital noruega de la agrupación Profeta Ummah, incluidos en la lista de vigilancia del Servicio de Seguridad, y cuyo portavoz Abaydullah Hussain está bajo custodia acusado de reclutar para el Estado Islámico.

No obstante, ayer la Policía descartó hacer cualquier tipo de comentario al respecto. Además, los Soldados de Alá enviaron al diario imágenes del “uniforme” que planean vestir: un jersey negro con la bandera del Estado Islámico en la espalda, del mismo modo que los Soldados de Odín van ataviados con bombers negras con un vikingo bordado.

La irrupción del anuncio de este grupo radical, que amenaza con extenderse a otras ciudades próximas a la capital donde ya están presentes los Soldados de Odín, se produce justo un día después de que la primera ministra noruega, Erna Solberg, tajante y públicamente, dejara claro que estas patrullas “de valores peligrosos”, según escribía en Twitter, “no tienen cabida para mantener las calles seguras”.

Su mensaje en la red social respondía además a un parlamentario de su socio en el Gobierno, el Partido del Progreso, de marcada retórica antiimigración, que elogiaba la labor de esta agrupación, cuya rama noruega está encabeza por Ronny Alte, quien ha estado al frente de varias organizaciones antimusulmanas como Pegida Noruega, si bien apenas tuvo eco en el país escandinavo.Por su parte, la parlamentaria laborista y ex ministra de Cultura, Hadia Takij, también manifestó su repulsa contra este grupo, algunos de cuyos miembros tendrían “vínculos con círculos criminales”, según la policía noruega.

“Es como si islamistas se uniformaran, tomaran las calles y se autoproclamaran vigilantes. Sería indeseable y poco afortunado para nuestro país, sería devastador”. Eso es exactamente lo que está a punto de ocurrir, concluye el diario VG.

(Tomado de El Mundo)