6 asesinos seriales que nunca fueron detenidos

Publicado en Cultura el martes 5, abril, 2016

Al caminar por la calle, al sentarse en un restaurante o al ser presentado con alguien desconocido, nunca sabes a ciencia cierta junto a quién estás parado en realidad; su mente puede estar maquinando cosas que nunca imaginaste o, peor aún, preparándose para actuar como la persona con menos sentido de humanidad en el planeta. Podrías estar compartiendo una cerveza, un café o una interesante charla con el asesino más sanguinario del mundo y tú ni en cuenta.

A lo largo de la historia ha habido personajes de esta naturaleza y dichas características anónimas que jamás se pudieron solucionar o dar un rostro; la verdadera personificación de sus delitos nunca se logró a pesar de haber tenido un sospechoso culpable y, aunque varios tuvieron lugar hace muchos años, hay otros que podrían seguir sueltos en algún sitio pues sus actos atroces no sucedieron tanto tiempo atrás.

También existe esa posibilidad de haber podido ser capturados por otro delito que no los haya conectado directamente con esos crímenes que aterrorizaron a la sociedad entera, pero sólo son suposiciones que nos hemos inventado para calmar en nuestros corazones esa zozobra y esa necesidad por sentir que los sistemas policíacos funcionan eficazmente.

El terror infundado por estos seres ha sobrevivido por generaciones y puede que otros, igual de desalmados o peores, estén por venir y causen el mismo estrago en la psique, en el cuerpo de los hombres y mujeres que se estremecen ante la idea del peligro mortal.

Jack el Destripador

jack-portada2

A pesar de que ya existen supuestas pruebas comprobatorias de su identidad, este monstruo se mantuvo como un total misterio por demasiados años; en 1888 un hombre presuntamente llamado Jack asesinó y mutiló salvajemente a cinco prostitutas en un barrio pobre de Londres, se convirtió así en el primer asesino serial famoso del mundo. Con una intriga que ha generado fascinación por más de un siglo, se han revisado mil y un veces esos escabrosos mensajes de amenaza a la vez que los análisis de detallados ataques sanguinarios.

El interés generado por este famoso asesino se debe en parte a que, advirtiendo que debió ser un completo desequilibrado mental y sexual, su sadismo no ha sido posible de emparejar con una motivación evidente, un inicio delictivo o sus razones para desaparecer del escándalo tan pronto como se dio a notar.

El destripador de Atlanta

610-psycho-killer

Más de 20 años después de Jack el Destripador y en ese shock que se despertó en el mundo tras los eventos en Londres, la ciudad de Atlanta estaba aterrorizada por su propio demente, una presencia amenazadora que asesinó entre 15 y 21 mujeres afroamericanas durante 1911 y 1912.  Varios sospechosos fueron interrogados y la policía intentó culpar a algunos de ellos por los brutales actos, pero nadie podía ser demostrado como el ‘Atlanta Ripper’, ese temible hombre que apuñalaba, degollaba y aplastaba a mujeres afroamericanas.

Stoneman

Killer silhouette behind door with frosted glass

El asesino en serie más famoso en Asia se conoce llanamente como “El hombre de piedra”. Se cree que ha cometido 13 asesinatos en Calcuta durante 1989, pero no se sabe a ciencia cierta si después de eso ha sido el causante de otros miedos en la India. Nunca descubrieron su identidad aunque muchos sospechosos fueron interrogados. No hubo suficiente evidencia incriminatoria para acusar a nadie en específico y los presuntos culpables tuvieron que ser liberados; algo destacable es que después de esto, los asesinatos cesaron y por años se ha pensado también que uno de los llamados a declarar pudo ser el verdadero autor de los crímenes.

 

El asesino de Colonial Parkway

asesino-serial-atlanta

Entre 1986 y 1989, el barrio de Colonial Parkway en Virginia estuvo plagado por una serie de asesinatos sin resolver que involucraron el hallazgo constante de parejas asesinadas brutalmente; las autoridades del poblado siempre han supuesto que dichos crímenes fueron cometidos por la misma persona y existe una teoría aún más terrible: pudo haber sido un agente de la ley (o por lo menos se hizo pasar por uno de ellos para llegar a las víctimas).

En 2011, un oficial retirado que trabajaba como asistente del sheriff, Fred Atwell, fue investigado como un posible sospechoso después de que llevó a cabo una recaudación para las familias de las víctimas, robándose el dinero finalmente. A pesar de las investigaciones nunca se le pudo hallar culpable de nada relacionado con los asesinatos de Parkway. Al día de hoy ese homicida sigue libre.

 

El asesino del River Valley en Connecticut

Durante la década de los 80 hubo una serie de asesinatos en Connecticut; se cree que el asesino fue responsable del asesinato de al menos 6 mujeres que han presentado el mismo distintivo. La mayoría de las víctimas fueron encontradas con múltiples heridas de arma blanca; sin embargo, la actividad del asesino en la zona era difícil de rastrear y poco a poco perdía presencia. Además, una de las víctimas sobrevivió al ataque, al intentar llegar a un lugar donde recibir ayuda, pudo dar con un hombre quien posiblemente fue su agresor.

El hombre señalado años después, fue hallado culpable del asesinato de su esposa e hijastra y hasta la fecha no se ha podido comprobar su verdadera relación con la sobreviviente o los homicidios, dado que terminó por cometer suicidio. El misterio reside en si fue él o si podría ser cualquier otra persona que al día de hoy siga vigente.

 

 

El acuchillador de Frankford

De 1985 a 1990, el barrio de Frankford en Filadelfia fue atormentado por una serie de asesinatos sin resolver; considerado responsable por el asesinato de siete mujeres entre esos años, el acuchillador fue llamado de esta forma gracias a su manera de quitar la vida: apuñalar en repetidas ocasiones a sus víctimas.

Durante las arduas investigaciones del condado, Christopher Leonard fue capturado como sospechoso y posteriormente condenado a cadena perpetua por el asesinato de Carol Dowd (la última víctima de entonces) siendo acusado de ser el ‘slasher’ de Frankford. Sin embargo, y para sorpresa de todos, después de tal arresto hubo un asesinato más, incluso recordaron que el asesino era identificado de acuerdo a anteriores testimonios como un hombre alto y blanco, contrario a Christopher, quien era negro. A la fecha, el señor Leonard sigue en prisión y el acuchillador en libertad.