Las sombras visionarias del cine alemán

Publicado en Cultura el Viernes 20, Mayo, 2016

«¿Qué sabe el cine que no sabemos nosotros?», pregunta el narrador de From Caligari to Hitler, un revelador documental que indaga en cómo el cine alemán de la República de Weimar intuyó el horror que habría de venir. Una introspección visionaria en las sombras que se proyectaron sobre la pantalla en una época en la que Alemania se convirtió en un fabuloso laboratorio de experimentación creativa.From Caligari to Hitler es el documental de Rüdiger Suchsland que, además de formar parte de la sección «Las nuevas olas», ilustra uno de los grandes ciclos del Festival de Cine Europeo, «Tour/Detour. Weimar oculto. Más allá del expresionismo», que rescata joyas desconocidas del cine alemán antes de la llegada del nazismo.

Cine para explicar la Historia y la psicología colectiva de un país que se devoró a sí mismo. Fotogramas por los que atraviesan monstruos, delirios, villanos manipuladores, utopías, miserias, sueños, risas. La cinta arranca con imágenes del Berlín anterior a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Una filmación que estremece, porque nada de eso existe. Una Alemania que sólo quedó en los cajones de la memoria de su cine. «¿Dónde está esa Alemania? Qué comienzo tan brillante y qué final tan deprimente», apunta el narrador del documental.

La cinta es un repaso a sus más brillantes creadores, los que quedaron en el olvido y también los más reconocidos como Lubitsch, Fritz Lang o Murnau. Pero también es el retrato colectivo de aquella generación que vivió en un periodo de posguerra sin saber que también era de preguerra como demuestra la cinta Gente de domingo, codirigida por Siodmak y Zinnemann y que contó con guión de Billy Wilder. Los rostros que aparecen en la pantalla parecen reflejar una premonición, aunque sonrían en esa frágil y quebradiza época de entreguerras. «¿Dónde estarían dentro de 10 ó 15 años?», vuelve a preguntarse el narrador. La no-respuesta es inquietante y siniestra: luchando en la guerra, muertos o en el exilio.From Caligari to Hitler se basa en el ensayo clásico de Kracauer -del mismo título-, otro intelectual que tuvo que marcharse al exilio y que murió en Estados Unidos. Esta historia psicológica del cine alemán indaga en lo que se podía intuir del totalitarismo nazi en las secuencias del cine del expresionismo y de la nueva objetividad, las dos corrientes estéticas durante la República de Weimar. Igual que hará otro ensayo clave: La pantalla demoniaca, de Lotte H. Eisner.Efectivamente, en el primer expresionismo asoman los tiranos, los villanos y los asesinos manipuladores. «El Gabinete del doctor Caligari, de Wiene, surgió de las tempestades de acero de la Gran Guerra.

Aquí se adivina un precedente del dictador», se explica en el documental de Suchsland.Esa sombra del futuro -«¿Qué sabe el cine que no sabemos nosotros?, se repite como leitmotiv de la cinta»- asoma en las distintas entregas de El doctor Mabuse, de Lang, «que simboliza la histeria colectiva del siglo XX»; en Metrópolis, Nosferatu, M, el vampiro de Düsseldorf o Fausto. Toda esa materia inconsciente de los años veinte que se plasmará en la pesadilla que anidaba ya bajo las calles de Alemania.From Caligari to Hitler es también un hermoso homenaje al cine anterior al nazismo como clave de la vanguardia cinematográfica y precursor de las revoluciones estéticas que llegarían después de la guerra. Ocurre en Gente de domingo, «nouvelle vague antes de la nouvelle vague», o Brothers, que es cine neorrealista alemán. Sin olvidar el sanador cine de evasión con los musicales o las películas de montaña -donde se forjaría Leni Riefenstahl, el ojo de Hitler- que eran western alemanes llenos de vertiginosas luces azules antes de que Alemania se lanzara hacia el abismo.