Los artesanos y su horizonte de claroscuros

Publicado en Cultura el lunes 10, abril, 2017

Por Ulises Fonseca

 

Aunque es considerado como el más grande de su tipo en América Latina, el “Tianguis Artesnal Domingo de Ramos”, que se realiza en las plazas Mártires y Morelos del 8 al 23 de abril de Uruapan, está perdiendo su capacidad de atraer compradores para las piezas.

Al menos así lo manifestaron los artesanos entrevistados, quienes entre otras cosas coincidieron en que miran una afluencia menor, que persiste entre las personas la práctica del regateo, así como incertidumbre con respecto a si las condiciones mejorarán en los días venideros.

De ese modo, Lourdes Galván, una mujer originaria de Pamatácuaro, (municipio de Los Reyes) con catorce años de trabajo en juguetería tradicional, mencionó que la venta “ha estado tranquila”, por lo que hay incertidumbre sobre si podrá recuperarse la inversión.

 

Por su parte, Lucila Chávez, quien es de San Juan Nuevo, una comunidad perteneciente al municipio de Uruapan, comentó que si bien sus ventas “están regulares”, sì ha notado una reducción, fenómeno que atribuye a la influencia de la violencia, de hecho, añadió que “fuera del tianguis, la venta también es baja, ya no llega mucho turismo”.

A los anteriores se unió la voz de María Ansiola Hernández, mujer mayor procedente de Tócuaro, Erongarícuaro, quien trabaja el bordado y deshilado desde los ocho años de edad quien, de un modo estoico, comentó que las ventas han estado lo suficientemente regulares como para que “salgan los gastos”.

Por último, José Manuel Mejía, hombre originario de la Ex Hacienda de Charahuen, en Pátzcuaro, externó que en estos primeros días del tianguis “se sienten bajas las ventas, el año pasado había más movimiento que ahora; posiblemente se pueda recuperar”, señaló.

Este hombre, también con cierto estoicismo, atribuyó la baja en las ventas a los mayoristas que arriban de ciudades como Los Cabos, Baja California, o Cancún, además de exponer que ya tiene más de un lustro que maneja los mismos precios, pues se enfrenta con un fenómeno común: “la gente que no conoce regatea”.

Frente a este panorama, también salen a la luz preocupaciones como la de Lucila Chávez, quien dijo temer que pueda perderse la elaboración de dulces tradicionales, algo que podría suceder con las demás formas de artesanía.

 

 

Reitera pendiente 

A pocos pasos del tianguis, dentro del área habilitada para dar pie al protocolo de gobierno necesario para los concursos artesanales organizados por diferentes instancias públicas, la presidenta de la Unión Estatal de Artesanos de Michoacán (Uneamich), Emilia Reyes Oseguera, no dejó de recordarle a Silvano Aureoles, gobernador del estado, que es necesario revisar las condiciones de los artesanos en Michoacán. Algunas de las observaciones de los artesanos a esta ley están en que su primer artículo señala que las artesanías son patrimonio del estado y no de sus propios creadores.

A esa petición le respondió por la secretaria de turismo, Claudia Chávez López, con un lacónico “haré llegar esa solicitud, esperamos que el concurso se siga desarrollando. Habrá que esperar la prontitud de ese mensaje, pues hay que recordar que Reyes Oseguera ya había pedido el pasado 20 de marzo de 2016, que Silvano Aureoles instruyera al congreso revisar la Ley de Fomento Artesanal de Michoacán, una disposición que dijo “fue aprobada sin escuchar a los artesanos. ¿Cómo se puede legislar si no conocen nuestras necesidades?”.

Por otra parte, Reyes Oseguera agregó que como artesanos “lamentamos los hechos de ayer generados por un grupo de provocadores y reiteramos nuestro apoyo”, en referencia a lo ocurrido este sábado 8 de abril, cuando el gobernador tuvo un recibimiento poco ortodoxo (https://www.idimedia.com/noticias/sucesos/consignas-gobernador-gabinete-tianguis-artesanal-uruapan/), en el que hubo acusaciones de “asesino” por los hechos ocurridos en la comunidad indígena de Arantepacua, en Nahuatzen.

 

 

Los concursos artesanales

Ahora bien, el LVII Concurso Estatal de Artesanías del Domingo de Ramos de Uruapan, que organiza el Instituto del Artesano Michoacano (IAM) tuvo este año la participación de mil 445 artesanos, procedentes de 73 comunidades, quienes inscribieron dos mil 578 piezas.

Para este concurso, fue entregada una bolsa de un millón 60 mil pesos en 311 premios, siendo Honorio Sánchez Vargas de San Antonio Urapa, Guadalupe Morales Martínez de Aranza y Benito Reyes González de Paracho los principales galardonados.

Cabe mencionar que las ramas participantes fueron: palma de ramos, alfarería (policromada, alta temperatura, bruñida, al negativo, vidriada, alisada, torres y sin promo), maque, laca perfilada, fibras vegetales (panikua, palma, carrizo, tule y chuspata), miniaturas, juguetería, papel picado, arte plumario, varios, pasta de caña, cobre, joyería (oro y plata), talla en madera, mueble de madera, máscaras, instrumentos musicales, textiles (con tinte natural, de algodón, bordados, de algodón destilados, patakua, lana en telar de cintura, lana en telar de pedal y fajas de algodón y de lana).

Además, el director de Operaciones del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), Francisco García Ferreyra, apuntó que la institución entregó este domingo 944 mil pesos para apoyar a 276 artesanos.

 

 

De manera paralela, la Secretaría de Cultura de Michoacán (SECUM) llevó la organización del XXXVI Concurso de Indumentaria Tradicional de Ceremonias, en el que hubo 120 artesanos y 100 mil pesos en premios, repartidos en trece artífices en cuatro distintas categorías, más un galardón especial.

Estos fueron los ganadores: en la Categoría Adulto (Danza), resultaron distinguidos con el primer sitio José Eleazar y Magnolia Palmerín de la etnia purépecha, provenientes de Tiríndaro y Zacapu; el segundo lugar fue para María Teresa Vega de la etnia mazahua, quien es de Crescencio Morales, Zitácuaro; mientras que el tercer lugar lo obtuvo Cristian Humberto Paniagua de la etnia otomí, originario de Macutzio, Zitácuaro.

 

 

El primer lugar en la Categoría Ceremonia lo obtuvo Miguel Ángel Mérida de la etnia otomí, también de Macutzio, Zitácuaro; el segundo lugar fue para Maricela Chávez de la etnia purépecha, quien es de Uruapan; mientras que la tercera plaza la tuvo María de los Ángeles Rita de la etnia purépecha, de Angahuan, Uruapan. El Premio Especial recaló en Isidro Alejo, de la etnia purépecha, originario de Carapan, Chilchota.

En la Categoría Infantil Ceremonia, el galardón lo obtuvo Juan Soto Soto de la etnia Purépecha, de Angahuan; el segundo lugar fue para María Lucrecia Guzmán, mazahua de Crescencio Morales, Zitácuaro; y el tercero fue para Maximus Contreras, también mazahua de Crescencio Morales.

En Danza, el premio principal fue para Pedro Amado, purépecha de Angahuan; el segundo sitio de la categoría fue entregado como premio especial; mientras que el tercer lugar se lo llevó Giselle Pascual, purépecha, también de Angahuan, Uruapan.