Los pasteles de esta mujer son tan reales y desagradables que resulta aterrador probarlos

Publicado en Cultura el Martes 19, Abril, 2016

Katherine Dey tiene 30 años, es enfermera y tiene un talento bastante particular y excepcional: la pastelería. Pero el tipo de pastelería que hace no es una común y corriente. Los pasteles de esta enfermera son extraños, sangrientos, algo desagradables y sobre todo muy reales. Realmente impactan y eso, precisamente, es lo que hace que sean GENIALES.

Su primer pastel fue uno en forma de tronco de árbol, pero después de esto ella quiso ir más lejos. Sólo un poco más lejos…

Se obsesionó con partes humanas y sangrientas. Y con animales en estados lamentables.

Se obsesionó tanto, que logró hacerlos MUY, pero MUY reales.

Tanto, que debe ser complicado intentar probarlos sin sentir algo de asco. ¿No?

Pero ese es precisamente el sentido de sus creaciones pasteleras.

Ella siente cierta satisfacción cuando un pastel no se ve apetitoso, aunque realmente lo sea.

“Me gusta hacer que las personas sientan que dos cosas son contradictorias al mismo tiempo”.

Llegar a esto no ha sido sencillo, pues trabaja duro para que cada diseño resulte a la perfección sin destruirse.

Pero lo mejor de todo es que Katherine siempre logra generar cierta reacción (buena o mala) en las personas que ven o comen sus pasteles.

“La reacción es usualmente fuerte. Algunas personas se emocionan, a otras les desagrada”.

Desagradables pero fantásticos.

334CB2D500000578-3546472-image-m-70_1461013883740

220801_cnnevlyfjtpm4oulkajpnhabp

1428926

enhanced-21298-1460917705-1

8a0827ad-0907-4ff4-8b2a-f0222d50ba44

445347c8-fb58-4556-b85b-d162331306bb

b0533076-3537-4378-a8db-b52bbd36b28c