Tras levantarse la censura de décadas, Mein Kampf de Hitler se agota en se agota en librerías alemanas

Publicado en Cultura el jueves 11, febrero, 2016

Dos cifras definen a uno de los libros más malditos en la historia de la humanidad:

En 1925, el primer año en que estuvo disponible, se vendieron nueve mil 473 libros de “Mein Kampf”, que por entonces era la biblia política del incipiente Partido Nacional Socialista.

En 2016, tras levantarse la censura que por más de 60 años tuvo en Alemania, se han registrado 15 mil pedidos anticipados para la primera edición disponible en tierras germanas del libro anatemizado por excelencia: la obra que sintetizó el pensamiento político de Adolf Hitler.

Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, una nueva edición de Mein Kampf (Mi lucha), de Adolfo Hitler, ha sido publicada en Alemania, y está demostrando ser aún más popular que cuando salió a la venta por primera vez.

El nuevo libro en dos volúmenes, en el que Hitler dice que los judíos son “la personificación del diablo”, tendrá 2000 páginas que incluyen 3700 anotaciones. El Instituto para la Historia Contemporánea, con sede en Alemania, el cual ha estado estudiando el régimen nazi desde 1949, autopublicó el libro. Magnus Brechtken, subdirector del instituto, dice que tenía 15 000 pedidos al 8 de enero, cuando salió a la venta con una tirada inicial de 4000 ejemplares. Días más tarde, el libro iba en su tercera tirada, y los pedidos siguen aumentando.

Hitler escribió gran parte del primer volumen de Mi lucha mientras estaba en prisión por traición, y vendió 9473 copias en 1925, el primer año que estuvo disponible. Al final de la guerra, 12 millones de copias se habían comerciado en Alemania. Mi lucha no ha estado ampliamente disponible en Alemania desde entonces porque el gobierno del estado de Baviera obtuvo los derechos de autor y se negó a permitir que nadie lo imprimiera. El derecho de autor expiró a finales de diciembre, 70 años después de la muerte de Hitler. Ahora cualquiera puede publicarlo, siempre y cuando incluya críticas, con el fin de no violar las Volksverhetzung, las leyes alemanas contra la incitación al odio (el texto está ampliamente disponible en otros países). Que es “absurdo” relanzar Mi lucha ahora como “objeto de estudio”. “Es un libro racista, antisemita y que incita al odio, y la razón para permitir que sea republicado está más allá de mi entendimiento”, comenta. Con un aumento en los incidentes antisemitas en Europa, añade Lauder, volver a publicar el manifiesto es “como hacer un fuego y echar petróleo”.