Vuelven la paz y el amor entre los músicos del Strawberry Fields en Nueva York

Publicado en Cultura el miércoles 8, junio, 2016

NUEVA YORK — Para un guitarrista callejero que se dedica a cantar y tocar canciones de los Beatles, uno de los escenarios públicos más lucrativos de Nueva York es la banca justo en la entrada a Central Park de West 72nd Street, un área conocida como Strawberry Fields.

Desde que el área abrió en 1985, un desfile de músicos ansiosos por obtener dinero del interminable flujo de turistas han tocado canciones de paz y amor en tributo a John Lennon, quien fue asesinado en 1980 no muy lejos de ahí, en las afueras del edificio Dakota, donde vivía.

Los intérpretes de las canciones de los Beatles tocan al lado del mosaico (llamado “Imagine”) en memoria de Lennon y le dan la bienvenida a los turistas con una lista de clásicos que se repiten, como “In My Life”, “Strawberry Fields Forever” y, especialmente, “Imagine”.

Los músicos siempre piden una remuneración por su esfuerzo y durante los últimos años ha sido difícil que toquen en paz. El ánimo idílico se vio afectado por los altercados, los gritos y los cantantes que tocaban en paralelo para opacar el sonido del otro.

El caos empeoró después de la muerte en 2013 de Gary dos Santos, un hombre conocido como el alcalde de Strawberry Fields porque había ayudado a mantener el orden. Han colocado letreros para designar el área como una zona silenciosa pero eso no ha servido de nada y las numerosas visitas de la policía solo han sido una solución a corto plazo.

No obstante, algo sorprendente ocurrió hace poco en Strawberry Fields. Los músicos se encuentran en un raro estado de civilidad… una hazaña muy destacable en una ciudad donde tocar música en la calle y pelear por un territorio a menudo son sinónimos.

Básicamente, los músicos se dieron cuenta de que su mal comportamiento no solo estaba manchando su imagen, sino que también amenazaba su sustento.

“Ahora mismo, el lugar es más pacífico que nunca”, dijo Dave Muniz, de 53 años, uno de los músicos frecuentes que funge como una suerte de árbitro. “La policía no ha venido en mucho tiempo”.

“La regla número uno es que es un lugar familiar”, dijo Muniz. “Los chicos se la pasaban diciéndose groserías. Les dije: ‘¿Quieren discutir? Háganlo en otra parte’. Hay niños aquí. Si tienen un problema, que lo resuelvan afuera, no enfrente de los turistas”.

El principal elemento armonizador ha sido una lista que los músicos han acordado acatar. Se trata de una rotación de presentaciones por hora, cada día desde las 10:00 hasta las 19:00 horas; Muniz la escribe cada mañana y la envía por mensaje de texto a cinco músicos frecuentes.

La alineación está planeada para alejar a ciertos músicos y así evitar las confrontaciones. La lista ayuda a reducir las riñas diarias en torno a la duración y la frecuencia de las presentaciones de cada persona, según Jimmy Dalron Baker, de 28 años, otro músico asiduo quien dijo que escuchar versiones en vivo de las canciones de Lennon y los Beatles es fundamental al visitar Strawberry Fields.

28STRAWBERRYFIELDS2-master1050

“Los turistas no vienen para vernos pelear”, dijo. “Vienen por la experiencia de John Lennon y nosotros somos la banda sonora”.

Al igual que muchos de los músicos actuales, Dos Santos se apegó a la opinión de que la autoridad en Strawberry Fields provenía del espíritu de Lennon que estaba canalizado a través de su viuda, Yoko Ono, quien ayudó a crear el mosaico. Ella aún vive en el Dakota.

La mayoría de los músicos pueden contar anécdotas de las visitas de Ono al parque y dijeron que, al disfrutar sus canciones, ella les ha permitido tácitamente tocar en el lugar.

José Feliciano, cantante y guitarrista que ha ofrecido presentaciones en Strawberry Fields, dijo que tocar música en la calle era lo que “John Lennon habría querido para el lugar si estuviera vivo” y que, quizá, Ono podría ayudar a que las cosas funcionen adecuadamente. Un representante de Ono dijo que no haría comentarios acerca de lo que sucede en Strawberry Fields.