La historia de la espía que inspiró Velvet Assassin

Publicado en Dulcineas el Sábado 8, Julio, 2017

El 17 de diciembre de 1947, una niña de cinco años recibía de manos del rey Jorge VI de Inglaterra una medalla en recuerdo de la valiosa labor que sus padres habían realizado durante la Segunda Guerra Mundial. Tania Szabo había quedado huérfana de padre cuando era un bebé de pocos meses y perdía a su madre con tan sólo tres años. A su padre no lo llegó a conocer, pues falleció en la guerra y su madre marchó a la Francia ocupada cuando era una niña muy pequeña. Ambos perdieron la vida al luchar por sus ideales. Violette fue detenida mientras colaboraba con la resistencia francesa por las SS y terminó sus días en el campo de concentración femenino de Ravensbrück.
Violette Reine Elizabeth Bushell nació el 26 de junio de 1921 en París. Violette era la única chica de los cinco hijos de la familia Bushell. Su padre, Charles George Bushell era un taxista de origen inglés mientras que su madre era costurera originaria de la zona francesa del Somme. Los primeros años de vida, Violette vivió alejada de los suyos, pues a causa de los problemas económicos, sus padres tuvieron que emigrar a Londres. Ella y su hermano pequeño quedaron durante un tiempo a cargo de una tía que vivía en Picardía.
Cuando tenía once años, Violette viajó a Inglaterra donde se reencontró con sus padres y hermanos y empezó sus estudios en Brixton. Pocos años después, con catorce años, empezó a trabajar en distintas tiendas y talleres de moda para ayudar en la economía familiar.
Poco después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Violette se unió a la Women’s Land Army, una organización que ya había funcionado durante la Gran Guerra y tenía por objetivo suplir a los hombres que habían marchado al frente en sus labores en el campo. Tras un tiempo recolectando fresas en Hampshire, regresó a Londres donde se puso a trabajar para una fábrica de armamento de Acton.
En 1940, Violette conoció a Étienne Szabo, un oficial de la Legión Extranjera del que se enamoró a primera vista. Tan sólo cuarenta y dos días duró el noviazgo. El 21 de agosto de 1940 se casaban en la Oficina de Registros de Aldershot, en Manor Park. Él tenía 31 y ella 19. Tras una breve luna de miel y unos meses de feliz convivencia como marido y mujer, las obligaciones bélicas llevaron a Étienne a viajar hasta el frente africano.
Convertida en la señora Szabo, Violette empezó a trabajar como telefonista en la General Post Office de Londres hasta que en septiembre de 1941 se alistó en el Auxiliary Territorial Service (ATS), la sección femenina del ejército británico que se había creado a principios de la Segunda Guerra Mundial. Violette recibió un intenso entrenamiento que tuvo que abandonar cuando se dio cuenta que estaba embarazada.
Violette con su marido Étienne Szabo
El 8 de junio de 1942 nacía su hija Tania Szabo, quien no llegaría a conocer a su padre. Étienne fallecía el 24 de octubre del mismo año en la batalla de El Alamein, en el Norte de África. Tras la muerte de su marido, Violette Szabo decidió no abandonar la lucha, quizás en memoria de su amado Étienne y con el objetivo de vengar su muerte, y se incorporó a la British Special Operations Executive (SOE). La SOE era una organización creada específicamente para espiar y boicotear los movimientos alemanes en la Europa ocupada.
Violette inició un intensivo entrenamiento. En su primer salto en paracaídas, en un aeródromo cerca de Manchester, se hizo daño en un tobillo y tuvo que permanecer un tiempo en reposo. Pero en cuanto pudo, volvió al entrenamiento para estar preparada cuanto antes para iniciar sus actividades en la Francia ocupada.
El 5 de abril de 1944 fue lanzada en paracaídas en una zona cercana a Cherburgo. En su primera operación utilizó el pseudónimo de Louise y se encargó de estudiar la línea alemana en el Atlántico. A pesar de que fue arrestada en varias ocasiones, fue liberada y continuó con su misión. Violette regresó sana y salva a Inglaterra donde permaneció durante muy poco tiempo. El 8 de junio de 1944 volvió a ser lanzada en paracaídas cerca de Limoges donde tenía que entrar en contacto con la resistencia francesa. En esta ocasión, Violette fue arrestada mientras viajaba en coche con un partisano.
Violette Szabo fue encarcelada y torturada por los alemanes para conseguir información. Cuando descubrieron que Violette formaba parte del SOE, fue trasladada a distintas prisiones dentro de Francia. Pero ante el avance imparable de las tropas norteamericanas que habían desembarcado en Normandía el 6 de junio, los alemanes decidieron trasladar a algunos prisioneros al corazón de Europa. Violette y otras mujeres que habían participado en acciones de la SOE y colaborado con la resistencia francesa terminaron en Ravensbrück, el devastador campo de concentración para mujeres.
Allí fue ejecutada Violette Szabo en una fecha cercana al 5 de febrero de 1945, junto a otras dos miembros del SOE, Denise Bloch y Lilian Rolfe. Tenía tan sólo 23 años.
Finalizada la guerra, Violette y su marido recibieron muchas condecoraciones como la Curz de Guerra Francesa o la George Cross que recibió su propia hija de la mano del rey Jorge VI. Violette fue la segunda mujer en recibir esta conmemoración, después de Odette Sansom.
Tania Szabo mantuvo vida la memoria de sus padres. Tania escribió una de las biografías que se han publicado sobre Violette.