La Guía Noisey al playlist para tener sexo

Publicado en Erotomanía el miércoles 7, diciembre, 2016

Hay una pequeña ventana de tiempo en la que puedes elegir la música con la que vas a coger. La mayoría de nosotros scrolleamos nuestra biblioteca de iTunes de último minuto con los pantalones en los tobillos y batallamos para encontrar un disco que no mate el mood tan rápido como un chiste del Payaso Platanito.

Para evitar la posibilidad de una tragedia como tener que terminar al ritmo de “Smack My Bitch Up” por culpa del shuffle, es mejor tener una compilación de canciones sensuales en el viejo formato de “mix para coger”. Esta es una guía sobre cómo debes aproximarte a la tarea de armar uno para que no jodas todo al momento de coger.

Nada de música sobre sexo

Foto por Igor Baranchuk

A pesar de lo que te digan todas las películas de romance de los 90, el R&B es un campo minado del sexo. Hay una línea más gruesa que las piernas de Mariah Carey entre las canciones sobre sexo y las canciones que hay que poner durante el sexo, y si caíste del lado de R. Kelly tienes que repensar algunos principios básicos de la vida. ¿Topas ese momento de las películas en el que alguien se quita la ropa en cámara lenta y algo como Barry White o Hot Chocolate o Silk empieza a sonar? Bueno, eso le daría mucho asco a cualquiera en la vida real. Si “Freak Me” empieza a sonar mientras me desvisto, me estaría poniendo la ropa en un taxi más rápido de lo que puedes decir “mix para coger”.

Nada de versiones acústicas

Foto de Vito Fun

Gracias a Wes Anderson podrías caer en la tentación de incluir a Iron & Wine en un mix para coger como para apelar a tu lado sentimental. Esa que dice “I will bake you vegan cookies and go thrifting for things to put in our future shared flat right after we’re done rimming”. No caigas en esa tentación. Prince aka el Dios del sexo, ha logrado transitar por más géneros que cualquiera sin ningún ápice de guitarra acústica, porque sabe perfecto que es un boleto sin regreso a los genitales fruncidos.

Los cantautores están bien si te sientes solo y estas llorándole encima a un litro de helado o trepado en un camión bajo la lluvia cuando te acaban de correr del trabajo, pero cuando estás caliente como la chingada y estas a punto de encuerarte con alguien, entonces no tienen cabida. Lo único más decepcionante que el mal sexo es el sexo triste.

Entre más Drone, mejor

Una vez, estaba fajando y dejé que sonara Gos Is Goodde OM porque era lo único que estaba escuchando esa semana y se me olvidó que existía otro tipo de música. Resulta que OM es una gran banda para coger. Dar una mamada escuchando eso, no sólo lo hizo placentero, sino lo convirtió en una de mis cosas favoritas, y les digo esto desde mi profunda heterosexualidad. Todas las letras son sobre flamas sagradas, estructuras universales y cosas de esas. Si realmente te dejas llevar, puedes empezar a sentir que estás en un ritual erótico.

El drone se caracteriza por tener notas prolongadas, un ritmo lento y un sentido atmosférico sin ser opresivo, porque todo el mundo estaba hasta el huevo cuando la estaban haciendo, entonces se escurre hasta el fondo muy fácilmente.

Tampoco sean atascados. Sí tengan cuidado con sus selecciones. No puedes sólo hacer una búsqueda en Spotify y esperar lo mejor porque chance te topas con algo como Sunn O))) y esa no va a ser una experiencia cósmica del sexo para nada. Más bien va a resultar ser una especie de sexo horripilante entre duendes. (A menos que eso sea lo que les late, yo no soy nadie para juzgar.)

Haz que duren

Foto de Sam Hiscox

¿Cómo cuánto tiempo duras normalmente? Ok, toma ese numero y triplícalo. No hay nada que mate peor el mood que de pronto tu música se corte a la mitad y empieces a escuchar todos esos ruidos raros como de cacheteo mojado que Beach House estuvo amortiguando previamente. A todo el mundo le gusta la música para desmayarse post-coito. Y si no piensas pasar el resto de la noche con tu nalga, entonces amortigua el suspiro de alivio que se escapa de inmediato cuando se cierra la puerta. Aquí aplica la misma regla que la de el pito. La longitud no es excusa para la falta de consistencia. Si estás brincando constantemente entre tracks lujuriosos de tempo lento y música de antro, por lo menos uno de los dos va a terminar en el psiquiátrico.

Se egoísta

Esta es particularmente importante para cualquiera que haya “fingido uno” alguna vez (no lo condeno como regla pero ¿quién tiene tiempo para eso?). Eso de que los mixtapes deben estar llenos de cosas que hagan feliz a la otra persona no aplica aquí. Los mixtapes y los mixtapes para coger son dos conceptos muy distintos y lo peor que puedes hacer es confundir las dos cosas. Un mixtape es un regalo atento que le das a alguien que quieres conocer. Un mixtape para coger es lo menos intrusivo a lo que te puedes ir para poder desaparecer los sonidos que hace tu colchón de mierda y que la gente con la que vives no te odie del todo. El secreto para cualquier mixtape para coger es dejar el sexo fuera de tu mente casi por completo cuando estás haciendo uno. Así, aunque la noche resulte ser un fracaso rotundo, por lo menos te toca escuchar un poco de D’Angelo.