Recibe al 2018 con toda la actitud sensual posible, aquí te decimos cómo

Publicado en Erotomanía el lunes 25, diciembre, 2017

Sin duda alguna, el erotismo juega un papel importantísimo en nuestras vidas, la sensualidad que no es lo mismo que la sexualidad debido a que es algo tan delicado y exquisito que da placer a nuestros cinco sentidos. Para esto la sensibilidad y agudeza de nuestra esencia es la clave, ya que podemos seducir a la persona deseada sin siquiera tocarla. Nuestro cuerpo es una bomba de mensajes en diferentes explosiones, desde cómo nos movemos o como nos expresamos, podemos no conocer a una persona pero si destella delicadeza en su forma de ser nos puede conectar y atraer. Por lo tanto, nos detona un bello sentimiento al escucharla y nos permite conectarnos no sólo con su cuerpo sino con su esencia espiritual.

 

 

Para todos los humanos la sensualidad es un talento que a veces ni nosotros mismos nos damos cuenta que tenemos y que puede generar una energía positiva y de bienestar. Cuando miramos a una persona que tiene su energía bien encauzada, que se encuentra en armonía, sin duda,  puede despertar ese sentimiento delicioso. Y existen diversas maneras para captar la atención de la energía de quienes nos rodean, desde cómo movemos el cabello, lo que expresamos por medio de la mirada, nuestros ademanes, etc. Es así, que la sensualidad que cada uno tenemos es un idioma en el cuerpo, un talento, algo que puede hipnotizar a alguien con tan solo mirarlo y podemos recrear la sensualidad por medio de nuestra esencia espiritual. Debido a que al final buscamos alimentar nuestra afinidad con otras almas con las cuales, más adelante podemos entablar una profunda conexión basada en la admiración y el amor.

 

 

Nuestro cuerpo está diseñado para disfrutarlo y hacer de él una obra de arte y es ahí donde la sensualidad cautiva algún sentido de las personas con las que compartimos nuestra realidad. La sensualidad también se despliega en lo que hacemos, lo que decimos, como olemos y puede ser hasta como nos vestimos, debido a que es una huella distintiva de nuestra personalidad. La mayoría de las veces, la sensualidad puede ser un gran medio para generar atracción sexual o para el romanticismo, sin embargo, hay algo que va más allá porque no siempre nuestro cuerpo busca reflejar nuestra sexualidad, simplemente la sensualidad también es una forma de reflejar nuestro carácter, nuestra conducta y nuestro físico ante cualquier situación de la vida.

 

 

La energía que nuestro ser tiene es completamente diferente de una persona a otra. Uno puede tener alguna habilidad o virtud en desplegar actitudes que le parezcan atractivas a los demás y no necesariamente tienen que ser con la finalidad de conquistar romanticamente a alguien, sino porque desplegamos la luz de nuestra esencia y eso puede atraer en general a las personas. Por otra parte, el juego de la seducción es infinito y también trabaja con la energía, por lo tanto, elementos como nuestro cabello o nuestra huella dactilar activan las zonas sensuales en nuestro cuerpo porque se magnetizan según la energía de cada quien. Al final, a energía manifiesta mucho de nuestra sensualidad. Por lo tanto, la sensualidad puede ser algo despreocupado para algunas personas, es una vibración que emitimos de la cual podemos no estar concientes, sin embargo, ya sabemos a grandes rasgos lo que esto puede implicar en nuestras vidas. Y otras son fantásticamente consientes de el don que pueden tener con este tema.

 

 

Por otra parte, la sensualidad es un medio de deleite para nuestro cuerpo porque es el primer beneficiado, no sólo porque emite estas frecuencias sino también porque las recibe. Por lo tanto, es importante que nos disfrutemos, que por medio de la sensualidad despertemos el amor propio porque es importante amarnos tal como somos, porque somos seres únicos e irrepetibles, nos debemos procurar, consentir y apapacharnos siempre porque esto lo reflejamos al exterior y nos permite entablar relaciones asertivas. Para finalizar, la sensualidad en nuestro cuerpo es la arquitectura con que se creó nuestro ser, es el toque del diseño fino y los acabados en nuestro cuerpo, es lo que embellece nuestro carácter, seamos sensuales con nosotros mismos y demos a esa área de nuestro perfil,  ingredientes que vayan más allá de la energía.  Es materializar un toque fantástico, dulce y delicado en nuestra energía, esto es es la sensualidad en nuestro cuerpo.