Las 8 películas mexicanas de terror más inquietantes

Publicado en Magazine el jueves 6, abril, 2017

Películas mexicanas de terror hay, y muchas. Quizá en los últimos años la producción de cintas de este género ha bajado, además de que la calidad tampoco es la misma. A pesar de esto, hay filmes que son fantásticos, tanto por las atmósferas de terror que crean como por las impactantes y aterradoras historias que cuentan. ¿Cuáles son las mejores? Te dejamos la siguiente lista con nuestras favoritas.

El ángel exterminador (El ángel exterminador, 1962)

Dirigida y escrita por el gran Luis Buñuel, esta producción mexicana nos cuenta la historia de un grupo de personas de alta sociedad que después de ir a la ópera van a la casa de los Nobilé, en la Ciudad de México. Después de que el personal de servicio deja el recinto, los invitados se dan cuenta que no pueden salir de la casa, aunque aparentemente nada se los impide. Poco a poco se van desdibujando los límites de la civilización.

Hasta el viento tiene miedo (Hasta el viento tiene miedo, 1968)

Con una gran y espeluznante ambientación, esta película sucede en un internado exclusivo para chicas, el cual guarda secretos como el suicidio de una chica que pasó algunos años atrás. Siendo castigadas, un grupo de chicas se queda en las instalaciones junto con la directora y con el fantasma de la muchacha muerta, quien parece que trata de advertirles sobre un peligro que ronda el lugar.

El libro de piedra (El libro de piedra, 1968)

Y en todo buen recuento de películas de terror (ya sea nacionales o extranjeras) no puede faltar la cinta de un niño malditos. Julia es contratada para educar a Silvia (una pequeña chica) en su casa. Todo irá bien hasta que la muchacha comienza a percibir el extraño comportamiento de su alumna, quien asegura que es amiga de un niño, que realmente es una estatua.

Más negro que la noche (Más negro que la noche, 1975)

Esta cinta es una de las grandes obras de terror que se han hecho en nuestro país. En ella se nos cuenta la historia de Ofelia, quien, tras la muerte de su tía Susana, hereda su casa, con la condición de cuidar a su gato. La chica se muda con sus amigas al lugar. Una noche, descubren que la mascota está muerta y una serie de eventos paranormales se desatan en el recinto.

Alucarda, la hija de la tinieblas (Alucarda, la hija de la tinieblas, 1978)

Con una temática más fuerte (por el tiempo en el que se estrenó esta cinta, claro), esta película es protagonizada por Alucarda, una joven de 15 años, quien junto con una nueva estudiante establece una muy estrecha amistad (casi al punto de lo sexual). Un día, mientras jugaban a las afueras del convento, se encuentran con un grupo de gitanos, quienes abren un ataúd de donde sale un espectro malvado, el cual desata un montón de eventos paranormales.

Veneno para las hadas (Veneno para las hadas, 1984)

Una solitaria niña de una familia acaudalada ha vivido prácticamente en soledad, hasta que conoce a otra misteriosa chica, quien desea fervorosamente convertirse en una bruja. Todo parecería un simple juego de niños hasta que las situaciones que ambas viven se vuelven más extrañas y más violentas.

Santa Sangre (Santa Sangre, 1989)

Bajo la dirección de Alejandro Jodorowsky, la película nos habla de Fénix, un hombre que vive recluido en un psiquiátrico a raíz de la muerte de su padre en manos de su madre, quien es una sacerdotisa de una secta conocida como Santa Sangre. La película está llena de simbolismos y un muy marcado aire místico.

KM 31 (KM 31, 2007)

Esta cinta es uno de los ejemplos contemporáneos de que no sólo se producen comedias románticas en nuestro país. Tomando como punto de partida la leyenda de La Llorona, esta película nos habla sobre Agatha, quien perdió a su hermana en un accidente a la altura del kilómetro 31 en la carretera del Desierto de los Leones. La chica está decidida a investigar qué pasó en el lugar.

 

[Vía Sector Cine]