Los helados góticos que pretender contrarrestar el efecto del Unicorn Frappuchino

Publicado en Magazine el lunes 24, abril, 2017

Todos están enloqueciendo por las bebidas y los alimentos “mágicos” y de colores extravagantes, pero si tú eres de esas personas que prefieren la oscuridad en su vida, tal vez te conocer la existencia de los helados Little Damage.

Creados por Little Damage, esta nueva delicia pretende robarle la atención al Unicorn Frappuchino.

Esta compañía presume tener los mejores helados suaves de Los Angeles, y es una empresa familiar especializada en el helado casero suave, de ingredientes nada comunes y de una apariencia irresistiblemente instagrameable que derrota sin problemas a cualquier creación de arcoiris que haya aparecido recientemente.

Los conos de galleta en forma de waffle negro están hechos con carbón de leña y son la respuesta perfecta a la comida “color unicornio” que esta semana ya ha ido demasiado lejos. Los sabores van desde la tradicional vainilla, hasta los de té verde con coco, chocolate con cereza, betabel, tienen hasta un helado de almendras al carbón, si lo que a ti te interesa es la vida completamente darks.

Si quieres un poco de color con tu cono gótico, Little Damage también sabe qué hacer, pues tiene sabores como mango o remolacha y coberturas con cereales como Fruity Pebbles o palomitas de maíz, para que así puedas tener lo mejor de ambos mundos.

Si realmente estás llorando por tanto mame unicornial que se ha generado sin razón alguna, no hay problema. También un sabor llamado Unicorn Tears, sí, lágrimas de unicornio.

De aquí a que alguien se roba la idea o deciden abrir una sucursal en México, sólo nos queda admirar sus bonitas fotos y hacernos una idea de qué tan buenos están sus helados. Sólo sabemos lo que comparten en su página oficial, donde explican cómo es la creación de estos llamativos conos y sus sabores:

Invertimos en ingredientes de primera calidad para elaborar nuestros deliciosos sabores que te harán volver por más. Los amigos intolerantes a la lactosa y los veganos se regocijan -queremos que todos puedan disfrutar de los frutos de nuestro trabajo, por lo que también tenemos sabores veganos. Servido en nuestros conos de galleta hechos al momento, será pecaminosamente difícil resistirse este malvado antojo.

(Vía Erizos)