¿Qué inhalan los actores en las películas para simular cocaína?

Publicado en Magazine el viernes 3, marzo, 2017

Aunque las películas siempre hagan apología a delitos varios, la verdad es que muy pocas veces realmente se cometen esos delitos frente a las cámaras. Por lo tanto, cuando hay que simular asesinatos, los realizadores utilizan jarabe de maíz con tintura púrpura y herramientas de plástico, y otras técnicas similares para recrear escenas de este tipo. Con las drogas es prácticamente lo mismo, es obvio que los actores no consumen realmente estupefacientes, por lo que hoy les contamos en qué inhalan los actores en las películas para simular cocaína.

 

Polvo mágico

Muchos llaman a la cocaína un polvo mágico, pero no hay sustancia más especial que la leche en polvo, que es la que se utiliza generalmente para reemplazar a esta droga, tanto en el cine como en la televisión.

La idea de la leche en polvo es que, al ser una sustancia prácticamente natural, no daña a los actores cuando éstos la aspiran para alcanzar el mayor nivel de realismo frente a las cámaras. Productos tales como tiza o cemento también lucen parecidos, pero serían un verdadero peligro para la salud de los actores.

Otros materiales que no son nocivos para quienes los ingieren, pero que también lucen similares a la cocaína, como el talco para bebé, harina, o mismo pastillas de vitamina B12 hechas trizas. Por motivos de precio, materiales tales como el talco o la harina se utilizan más para cuando se muestran bolsas de cocaína o estelas extensas de la sustancia desparramadas por el suelo o las mesas. Muy pocas veces lo que vean en bolsas es lo que los actores luego ingieren, porque hay materiales que lucen mejor juntos que en una línea.

Trabajo complicado

Algunos actores tienen mucha más facilidad con las sustancias que otros. Por ejemplo, Colin Farrell aprovechaba que la leche en polvo realmente no podía hacerle daño y, para mantenerse en el personaje cuando no rodaban Horrible Bosses, iba a su pequeña colección de “cocaína” y aspiraba como si fuera lo más normal del mundo.

Sin embargo, durante el rodaje de The Wolf of Wall Street, Jonah Hill se dañó los pulmones de tantas tomas y escenas diferentes en las que tuvo que aspirar el material, a tal punto que tuvo que descansar todo un mes para recuperarse de todos esos días ingiriendo algo a lo que no estaba acostumbrado.

 

Para evitar congestionarse, lo que muchos técnicos de utilería y relacionados hacen para salvar a los actores de un destino similar al de Hill es bañar el sorbete en vaselina, ya que eso hace que lo que sea que se use como “cocaína” quede pegado y no llegue al actor. ¿Quién decía que actuar es tarea sencilla?

 

[Vía Vix]