La historia del último concierto de Hendrix y la última noche con su novia

Publicado en Música el martes 27, diciembre, 2016

Resulta absurdo cómo selectos momentos de la humanidad tienen mayor trascendencia que otros a pesar de no ser tan importantes o de no haber sido tan impactantes en el momento que sucedieron. El apartheid es un tema que aparece en más libros que la discriminación violenta que sufren los albinos en algunos países de África y de la misma forma el asesinato de Dimebag Darrell, uno de los mejores guitarristas de la historia, desaparece de la memoria colectiva y su nombre es reemplazado por otros artistas difuntos. Darrell, quien era miembro de Pantera y Damageplan, murió a manos de un fanático llamado Nathan Gate. El horrible incidente sucedió en 2004 y Gate nunca dio una explicación. Hubo sospechas de que el hombre estaba molesto por la ruptura de Pantera o por algún crédito de una canción, pero jamás quedó claro.
El mundo eventualmente lo olvidó y aunque sus seguidores aún lo recuerdan, el impactante incidente no se compara a la relevancia que aún tiene el fallecimiento de Jimi Hendrix, leyenda de la música.

Hendrix había llegado a la cima y era de los últimos en saborear el sentimiento decadente de los años finales del movimiento hippie. El joven prodigio que comenzó a tocar a la edad de 15, en poco tiempo sería conocido como el mejor guitarrista del planeta y como un hombre que cambiaría la historia con su blues psicodélico y su magnética energía sobre el escenario. Todo terminó ese 18 de septiembre de 1970, Hendrix marcaría otro momento, pero esta vez sería muy diferente.

jimi-hendrix

12 días antes de partir, Jimi aún tenía en mente planes para su futuro, pero también tenía problemas de salud que se agravaban con su consumo de drogas. Hendrix empezó a consumir otras sustancias “pesadas”, pero todo se mantenía en orden. El 6 de septiembre se presentó con The Experience en el Festival Open Air Love and Peace de Fehmarn, Alemania. El evento después fue lanzado en CD con el título “The Jimi Hendrix Experience: Live at the Isle of Fehmarn” y aunque no tiene un excelente sonido, es parte de la documentación de sus últimos días. Algunos consideraron ese momento como una segunda etapa en la carrera del músico, pero era sólo el principio del final.

El setlist que tocó The Jimi Hendrix Experience es el siguiente:

“Killing Floor”
“Spanish Castle Magic”
“All Along the Watchtower”
“Hey Joe”
“Hey Baby (New Rising Sun)”
“Message to Love”
“Foxy Lady”
“Red House”
“Ezy Ryder”
“Freedom”
“Room Full of Mirrors”
“Purple Haze”
“Voodoo Child”

Una secuencia de canciones ya conocidas en el setlist de Hendrix. Similar al que presentó en Woodstock, un año antes, pasa por todos los temas clásicos que conocemos y en las grabaciones no notamos los problemas de Jimi.  Estaba considerando despedir a su manager esa misma semana y tenía preocupaciones por su futuro, además de que expresaba su decepción por la industria musical, que solamente buscaba ganar dinero con su imagen. El 11 de septiembre ofreció su última entrevista donde mostró una discurso cansado y confuso. Al día siguiente recibió una llamada de su exnovia que lo perturbó aún más. El 13 tenía que dar otro concierto pero fue cancelado por el estado de salud de su bajista, Billy Cox, quien también sufría de agotamiento. Dos días después, con espíritu de olvidar todo lo anterior, Hendrix se dirigió al Ronnie Scott’s Jazz Club donde Eric Burdon, de The Animals, estaría tocando con su nueva banda War.

hendrix_jimi

Aunque Burdon lo había invitado para mostrar su habilidad en la guitarra, Hendrix estaba demasiado drogado y ebrio para hacerlo. Al día siguiente volvió al establecimiento con mejor aspecto y participó en las últimas tres canciones del set de War: “Blues for Memphis Slim”, “Mother Earth” y “Tobacco Road”. El concierto también fue grabado y lanzado en CD. Es el último material conocido de Hendrix. Poco se sabe del 17 de septiembre y la única testigo de lo que sucedió es Monika Dannemann, la novia de Jimi, quien había conocido el año anterior. Las últimas fotografías que existen de él fueron tomadas por ella y aunque la mujer afirma que Hendrix estaba tranquilo y normal, en las imágenes se le nota cansado, hinchado y poco saludable. Dannemann asegura que la tarde fue normal y menciona que Hendrix hizo distintas llamadas para despedir a su manager. Después se dirigieron hacia una fiesta de Devon Wilson, exnovia de Jimi, quien lo había invitado con anterioridad.

jimi-hendrix

Existen diversos testimonios de lo que sucedió en la fiesta y es cuando las declaraciones de Dannemann se tornan sospechosas. Mientras ella asegura que todo fluía como en cualquier otro día, Eric Burdon y otros asistentes narran que Jimi había tomado una anfetamina y se mostraba desesperado por alejarse de su novia. Algunos comenzaron a evitar que ella se acercara a él y en un punto gran parte de los invitados le gritaron a Monika que se retirara, pero no lo hizo. Posterior a que Jimi accedió a hablar con ella, desaparecieron alrededor de las 3:00 am. La mujer declaró que volvieron a su casa y sólo preparó la cena y le dijo a Jimi que no se tomara las tabletas para dormir, pero ella sí consumió una. Después de varios momentos de sueño y lucidez, notó que Hendrix no respondía a pesar de estar respirando. Llamó a la ambulancia, encendió el gas, cerró las cortinas y se fue. El músico fue llevado a emergencias, pero todos los intentos fallaron. Murió a las 12:45 de la tarde.

LI*468819

La causa de deceso se estableció como veredicto abierto ya que no había suficientes pruebas para determinarla. Los médicos aseguraron que no pudo ser adicción a la heroína ya que no había rastros de marcas intravenosas. Después de algunos análisis llegaron a la conclusión de que había inhalado su propio vómito a causa de intoxicación barbitúrica, que se refiere a un exceso de drogas que sirven como calmante para el sistema nervioso, pero no la estableció como la única razón, dejando el misterio para cualquier interesado. Algunos aún piensan que Monika lo drogó con otro tipo de sustancias ajenas a lo que él consumía, pero eso nunca lo sabremos.

La muerte de Jimi Hendrix no se resolverá, como la de Dimebag Darrell, ambos fueron íconos inesperados del mundo de la música y lograron cambiar panoramas, pero sus muertes aún resuenan en la mente de sus seguidores, en algunos con más fuerza que con otros. Siempre será una pena el talento que partió sin aviso.
Aquellos que se fueron y aunque la historia los recuerde con diferente importancia, guardan el mismo estado de leyenda que quedará con ellos para el resto de la eternidad.

[Vía Cultura Colectiva]