Alerta sanitaria por la contaminación de mariscos en Guerrero

Publicado en Nacional el lunes 21, marzo, 2016

La temporada vacacional de semana santa en Guerrero se ve afectada por una alerta sanitaria que derivó en una veda de mariscos. En Ixtapa, Zihuatanejo y en la Costa Grande de Guerrero se ha decretado una alerta sanitaria por la contaminación de mariscos que ponen en riego la vida de quienes lo consumen.

Juan Manuel Álvarez, jefe de Jurisdicción de Salud de la Costa Grande, informó que se alertó a la ciudadanía y a los dueños de enramadas y marisquerías, ya que está declarada la veda mientras los niveles de salsitoxinas continúen elevados.

De acuerdo con las autoridades de salud de Guerrero se ha detectado la presencia de la marea roja en las costas que ha contaminado a los moluscos bivalbos o de concha como el ostión, caracol, mejillón, almeja, callo de hacha, callo margarita, madre perla entre otros y por eso se ha declarado una veda para la extracción y venta de estos productos del mar.

“También informar a la ciudadanía en este periodo vacacional de que se abstenga de consumir estos productos porque están en veda y obviamente pues queremos que este periodo vacacional sea un periodo vacacional con saldo blanco y para eso nos mantenemos en alerta”, destacó el jefe de Jurisdicción de Salud de la Costa Grande.

La prohibición en la extracción, venta y consumo de mariscos ocurre en plena temporada vacacional de semana santa, por lo que repercute en la economía de buzos y restauranteros.

Hermis Camarena, restaurantero de mariscos, indicó que la medida tendrá afectaciones económicas: “Porque la gente que viene a los destinos de playa pues viene principalmente para comer los mariscos frescos que aquí tenemos el ostión, el abulón, el caracol, la cucaracha, el callo, la almeja, entonces sí nos vemos un poco afectados”.

Por un lado se pierden las ventas de estos productos en plena temporada, donde se espera el arribo de alrededor de 250 mil turistas y por el otro, los turistas que llegan a buscar mariscos y no los pueden consumir.

Debido a la veda de moluscos bivalbos, cerca de mil buzos y pescadores de Zihuatanejo se han quedado sin trabajar.