El PRI fue derrotado ampliamente en las elecciones de gobernador en México: Wall Street Journal

Publicado en Nacional el martes 7, junio, 2016

CIUDAD DE MEXICO.- En las elecciones para gobernador del domingo, el gobernante Partido Revolucionario Institucional, o PRI, perdió varios estados clave, incluyendo Veracruz, un rico estado petrolero. El resultado electoral es un golpe al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y una indicación de que los votantes se están cansando de los escándalos.

Los resultados preliminares indican que el conservador Partido Acción Nacional, o PAN, ganó siete de los 12 estados en que celebraron elecciones para gobernador.

El PRI fue también expulsado del poder en Tamaulipas, un estado agrícola e industrial que limita con Texas que representa alrededor del 3% de la economía mexicana y que se ha visto afectado por un aumento de la delincuencia violenta.

En Veracruz, el tercer estado más poblado de México, el PRI quedó en tercer lugar en lo que constituyó su primera derrota estatal en 87 años. El gobierno del mandatario saliente, Javier Duarte, ha estado plagado por acusaciones de desvío de fondos federales y corrupción policial, así como por un explosivo aumento de la deuda estatal. El gobierno estatal ha negado las acusaciones de desvío de fondos y ha dicho que toda la deuda se ha adquirido de forma legal.

Con 55% de las mesas escrutadas en Veracruz, Miguel Ángel Yunes, el candidato de una coalición encabezada por el PAN y el centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática, o PRD, obtiene 32,8% de los votos, derrotando así al candidato del PRI, Héctor Yunes, con 28,7%. En segundo lugar, con el 29,3% de los votos, se ubica Cuitláhuac García, del partido de izquierda Morena.

Las derrotas electorales son un golpe para el PRI, que volvió al poder en 2012 después de 12 años en la oposición. Los resultados también podrían marcar un retorno del PAN, dos años antes de la elección presidencial en 2018. El PAN desplazó al PRI de la presidencia de México en el año 2000 por primera vez en siete décadas, pero quedó en tercer lugar en las elecciones presidenciales de 2012 que consagraron presidente a Peña Nieto.

El presidente del PRI Manlio Fabio Beltrones dijo que el partido va a analizar los resultados de las elecciones, pero rechazó la idea de que el PRI podría perder el poder en 2018.

“Lo único que hacen es darnos una instantánea de lo que tenemos en cada uno de estos estados, lo que hicimos bien, lo que no hemos hecho bien y lo que necesitamos mejorar”, dijo a la cadena Televisa el lunes. El partido tiene que trabajar en su estrategia para las elecciones en 2017 y en 2018 presentar candidatos que enfrentarán “una ciudadanía muy exigente”, dijo.

Después de un comienzo positivo de su mandato de seis años, en el promovió reformas económicas en el Congreso, Peña Nieto ha visto sus índices de aprobación caer marcadamente. El secuestro y presunto asesinato de 43 estudiantes universitarios en el sureño estado de Guerrero en 2014, una serie de polémicos negocios inmobiliarios y escándalos de conflictos de interés han sido citados como causas de esa caída.

Veracruz fue el mayor premio político de las 12 gobernaciones en juego en las elecciones del domingo. Los primeros resultados también mostraron que el PRI está perdiendo Durango y Quintana Roo, otros dos estados en los que el partido ha gobernado desde su creación. El PRI también estaba detrás del PAN en Chihuahua, el estado más grande de México por superficie.

El PRI estaba en cambio recuperando la gobernación de Oaxaca y Sonora, estados del sur y del noroeste del país respectivamente.

El presidente del PAN, Ricardo Anaya, describió los resultados como “verdaderamente históricos para el PAN”, que nunca había ganado más de tres gubernaturas en una elección ni había llegado a gobernar 11 estados, como lo hará ahora.

“Vamos a gobernar para más de 40 millones de personas; estamos hablando de un tercio de la población”, dijo Anaya en declaraciones a Radio Fórmula. “Estoy convencido de que si hacemos las cosas bien, si producimos resultados en estos estados, en 2018 el PAN recuperará la presidencia”.

Hace seis años, el PRI ganó las elecciones en nueve de 12 gobernaciones estatales, mientras que en esta ocasión está ganando sólo cinco, de acuerdo con los resultados preliminares.

Las elecciones también mostraron que Morena, formada en 2014 por el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador después de su separación del PRD, podría ser una fuerza significativa en 2018.

Morena no estaba ganando ninguna gobernación, pero fue la fuerza más votada en Ciudad de México, donde los votantes eligieron a los miembros de una asamblea para redactar una nueva constitución después de una reforma que cambió el estatus político de la capital de distrito federal a estado. Sin cargos públicos en juego, el voto de Ciudad de México tuvo un alto nivel de abstencionismo.es un golpe al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.