SCJN ya tipificó a las nalgadas como violencia contra los niños

Publicado en Nacional el Martes 10, Mayo, 2016

Ciudad de México, 10 de mayo de 2016.-  “Muchos aplausos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), porque, al igual que con las resoluciones sobre la mariguana y el derecho a decidir en materia de aborto, con la resolución que prohíbe las nalgadas a los niños nos coloca, al menos, en la arena de discusión y lo hace rebasando al Poder Legislativo”.

Ésa es la evaluación de Nashieli Ramírez Hernández, directora de la organización Intervención Social Ririki y una de las más destacadas expertas en México en educación temprana.

En entrevista con Excélsior, la especialista en la crianza en la primera infancia y consultora del tema para la Organización de Educación Iberoamericana (OEI) y Organización Internacional del Trabajo (OIT) celebra que los ministros hayan establecido un precedente para que baste una amenaza o una nalgada para perder la patria potestad.

Afirma que la sentencia de la Corte tiene sustento en el interés superior de los niños y los adolescentes, y considera que se trata de un planteamiento que pone en tela de juicio la cultura dominante en México donde se pretende asumir que una nalgada no es equivalente a golpear.

Recuerda que en la pasada Legislatura, en 2015, cuando se discutió la ley de derechos de la infancia, estaba la propuesta de establecer la prohibición del castigo corporal con fines de corrección.

“Pero los senadores y los diputados se quedaron en la recomendación no en la prohibición”, subraya al sustentar el señalamiento de que una vez más, como en el caso del aborto y la mariguana, la Corte se adelantó a las definiciones parlamentarias.

Para la SCJN, un simple “les voy a pegar si no se aplican en la escuela” o el infligir “golpes leves” podrían ser suficiente motivo para que un padre o madre pierda la patria potestad de sus hijos.

Con esa resolución, los ministros declararon inconstitucional una ley de Guanajuato, que consideraba que los malos tratos eran causal para la pérdida de la patria potestad, pero sólo si colocan en riesgo la salud, seguridad o moralidad de los menores.

Al analizar los alcances de esta definición, la especialista recuerda que cuando en las investigaciones del tema se pregunta si golpean a sus hijos, en promedio, los mexicanos contestan que no, que sólo le dan nalgadas.

“Pero el equivalente en adultos es que si andas por la calle y alguien te da una nalgada, no hay duda que es violencia”, cuestiona.

A juicio de Nashieli Ramírez, la resolución avanza sobre una agenda pendiente, la de asumir como sociedad que no es permisible el uso de golpes y de la  violencia con fines correctivos.

(Fuente: Ivonne Melgar / Excélsior)