Silvano mueve el tablero

Publicado en Perspectiva el lunes 11, julio, 2016

Por Julián Ruíz

Ciudad de México, a 11 de Julio de 2016.- Para nadie es un secreto que el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, es un presidenciable. Su perfil, su trabajo, su capacidad de gestión y sus relaciones a primer nivel, hacen de él un candidato natural a la Presidencia de la República. El único problema de Silvano Aureoles es que el PRD en el país pasa por horas bajas.

Primero: en el PRD aún no hay dirigencia nacional, y la apuesta del mandatario michoacano (Beatriz Mogica) adolece no sólo de representatividad, sino de historia y capacidad. Nadie en su sano juicio ve en la ex candidata del PRD por Guerrero, la capacidad para debatir con Peña Nieto el rumbo del país, y mucho menos con los otros dirigentes nacionales de los demás partidos.

Segundo: llega tarde a a contienda, porque AMLO se lleva una módica ventaja de promoción de 12 años!. Porque Mancera tiene el 50% del apoyo del partido!. Porque aún no se ha definido abiertamente!. Porque no hay consensos de cuál será la ruta del PRD rumbo a 2018!

Tercero: Todos los analistas dan por muerto al PRD rumbo a la presidencial del 2018, y sólo le queda –al parecer- la ruta de las alianzas, algo a lo que el Gobernador der Michoacán se ha opuesto tajantemente.

Pero a todos les cuecen las habas, pero aún hay mucho tiempo por delante:

Todavía hay condiciones que habría que valorar. Todavía no estamos ni en el proceso electoral. Las cosas en el proceso para la elección federal se están adelantando de muchas formas y razones. Creo que es la decisión del mandatario michoacano es más a título personal, no se ha consultado al interior del partido. No se han sentado las bases para determinar si el gobernador a nivel propio lo haya tomado, cada quien tiene derecho de fijar una posición.

Sin duda, Silvano Aureoles merece presumir que es el Gobernador mejor evaluado del país. Los hechos lo corroboran: en los primeros nueve meses de su gestión ha recorrido incansablemente el estado. En su apretada agenda diaria, recorre cada día 3 o 4 municipios, y en todo momento ha refrendado que su compromiso es con Michoacán de tiempo completo. En estos momentos, el mandatario michoacano tiene su energía enfocada a que Michoacán salga de la crisis en que lo dejó la lamentable era del PRI.

Sin embargo, Silvano Aureoles está haciendo uso de sus derechos como ciudadano para poder participar en cualquier elección, y refrenda el derecho constitucional al principio de votar y ser votado. Es evidente que en estos momentos el gobernador Silvano Aureoles tiene condiciones, y ha trabajado con ahínco en un corto periodo el que lleva al frente de su encomienda que los ciudadanos le mandataron. Sin embargo ha demostrado tener la capacidad, la gran voluntad de sacar adelante las tareas encomendadas.

También, sin duda Silvano es un hombre con liderazgo, con presencia nacional. Es un gobernador muy del PRD, con mucha cepa, muy joven y que tiene mucha energía. Está haciendo su trabajo en el gobierno. Gobernar un estado como Michoacán no es nada fácil, pero está haciendo un buen esfuerzo.

Sin embargo, Michoacán requiere de un Gobierno funcionando en tiempo completo, y si Silvano Aureoles se sale, vuelve la incertidumbre, porque muchos se querrán salir con él.

Muchas lecturas se observan de lo anterior, máxime cuando el tiempo de la sucesión presidencial se acerca, no obstante, parece establecer una disyuntiva: se vienen cambios estructurales —forma y fondo—, en el PRD.

En estos momentos para Silvano Aureoles, su principal dificultad son los tiempos, pues prácticamente en el PRD se encuentran limitados para enfrentar un ejercicio serio y responsable a efecto de llevar a cabo una transformación de fondo, en esa tesitura, se advierte que un segmento buscará de facto hacerlo, procurando un esquema mediante el cual la designación de su candidato a la presidencia pase por amplios consensos, circunstancia que de entrada se ve difícil.

A diferencia de Acción Nacional, que algunos meses atrás lo hizo, tanto el PRI como el PRD requieren ajustes y redefiniciones, pero se encuentran en momentos poco propicios para ello, así el tablero se seguirá moviendo, tanto en el interior de los institutos políticos, como en la pasarela pública.